• Vista Rápida
  • Detalles

Papel Carbón

18,00 Iva incluido

Autor: Fernando Iwasaki

El libro de cuentos más divertido del escritor peruano Fernando Iwasaki.

Autor: Fernando Iwasaki

Los dos primeros libros de cuentos -escritos a máquina- de Fernando Iwasaki: el inicio de una carrera espectacular.

Papel Carbón reúne los primeros libros de relatos de Fernando Iwasaki –Tres noches de corbata (Lima, 1987) y A Troya, Helena (Bilbao, 1993)– dos títulos donde los lectores del narrador peruano podrán reconocer los temas, el humor, la prosa coruscante y las múltiples referencias culturales que caracterizan la obra de uno de los autores fundamentales del cuento contemporáneo en lengua española. Rescatamos así Tres noches de corbata, libro que dialoga con los precoces volúmenes de relatos de un pequeño grupo de escritores españoles y latinoamericanos nacidos en la década del 60, como Alguien te observa en secreto (1985) de Ignacio Martínez de Pisón, Ligeros libertinajes sabáticos (1986) de Mercedes Abad, Los laberintos invisibles (1986) de Guillermo Busutil, Debería caérsete la cara de vergüenza (1986) de Sergi Pàmies, El móvil (1987) de Javier Cercas, Veinte cuentos cortitos (1989) de Iban Zaldua, Infierno grande (1989) de Guillermo Martínez y Cuentario (1989) de Jorge Eduardo Benavides, todos tecleados a máquina y todos copiados con papel carbón.


De Fernando Iwasaki y su narrativa breve se ha escrito: “Los cuentos de Fernando Iwasaki me hacen pensar en Augusto Monterroso, en Juan José Arreola, por momentos en Jorge Luis Borges. Su compatriota Julio Ramón Ribeyro anda por algún lado. Y Felisberto Hernández, el de Montevideo, no anda demasiado lejos”, Jorge Edwards; “En sus cuentos la insolencia es una cualidad estética, una forma de rozar la verdad”, Alonso Cueto; “Es uno de los pocos escritores latinoamericanos capaces de unir la inteligencia y el humor de maneras tan inesperadas como estimulantes”, Jorge Volpi; “El estilo de Iwasaki, jocoso y elegante, es un homenaje al hedonismo verbal”, Andrés Neuman; “Fernando Iwasaki tiene una posición excelente como narrador: la posición de los escritores que merecen ser leídos, celebrados y recomendados”, Juan Bonilla.