x

Comentar




x

Recomendar esta página

Tu Nombre
  Tu Email
  Código Seguro
captcha

Nombre de tu amigo(a):   Email de tu amigo(a):   Introduce tu código seguro  

Mensaje:  

Días con erre

Días con erreLo inesperado se presenta en nuestras vidas sin previo aviso. A veces, lo inesperado contiene dosis de demencia que asimilamos con naturalidad, a veces necesitamos antídotos para metabolizar la evidencia de la realidad tanto como la irrupción de la locura.

Lo extravagante, lo excéntrico se abre paso en nuestro propio registro de pesadillas y nos invita a cruzar, a habitar en otros mundos paralelos a una dimensión real. ¿Por qué no aceptar que se es otro cuando el futuro no nos depara nada reseñable?, ¿están hechos de la misma materia las visiones y el insomnio que esa sonrisa que nos tranquiliza asegurándonos que no sucede nada?, ¿por qué no construir el prestigio personal sobre un pasado ficticio?, ¿qué metamorfosis nos acechan tras falsas apariencias domésticas?, ¿hay secretos inenarrables en el código de los inocentes obsequios?, ¿qué abyecciones nos deparan la guerra por las audiencias?, ¿por qué hacemos de lo extremo una herramienta de atracción?, ¿qué nos empuja a ser partícipes de secretos si las consecuencias de acarrearlos son dramáticas?, ¿por qué las manos extrañas se empeñan en sembrar el caos en nuestras vidas?, ¿puede ser el rito de la inocente preparación de la comida un acto de canibalismo?, ¿cuánto tiempo lleva separar nuestros sueños de las evidencias?, ¿por qué no somos capaces de asimilar nuevas urgencias cuando nos esclaviza una obsesión?, ¿no es perfectamente lógico que nos preocupe con quién yacer una vez estemos muertos?, ¿hay alguna explicación para la precisión con que se ajustan los relojes biológicos de personas y mascotas?, ¿cómo conseguimos llegar al otro lado del telón cuando no hemos dado un solo paso?, ¿por qué son necesarios los subterfugios para que nada se interponga en el camino hacia la felicidad?

Estos relatos glosan estas y otras preguntas, encapsulando lo extraordinario en un lenguaje tan concreto que llegamos a la convicción de que la vacuna contra la realidad puede ser administrada en una píldora aparentemente inofensiva, con impredecibles efectos secundarios.

Publicado el: Jue 30 de Julio de 2015.  Autor: Ana Añón

Vota

Resultado

2 Votos


Compartir:

  User

  Pass
  Registrarse